miércoles, 28 de septiembre de 2016

Los hijos del dios tuerto de Virginia Pérez de la Puente

Los hijos del dios tuerto / de Virginia Pérez de la Puente. — Versión Kindle.

Me encanta la mitología, la griega y la romana, de las que tengo un poco más de conocimiento, y la vikinga de la que me reconozco una amateur. Vamos que me conozco el nombre de los dios, Odín, Thor, Loki, etc. (quién no ha oído hablar de ellos, y menos en el mundo cinematográfico, jeje), pero no conozco realmente la historia que transcurre entre ellos. Por eso al leer la sinopsis de esta novela me lancé a por ella. Ahora os cuento mis impresiones.

Sinopsis oficial:

¿Quieres cambiar tu destino, Harek Haraldsson? Llegarán tras el deshielo. Llegarán sedientos de sangre, sedientos de vidas, sedientos de venganza. Y no puedes impedirlo.
¿Quieres cambiar tu destino, Loki? Tu camino está trazado. El camino hacia la traición, hacia la muerte, hacia la destrucción de los mundos. Y no puedes evitarlo.
El destino no se puede esquivar. El destino no se puede cambiar. El destino es.

Las nornas tejen en su tapiz el pasado, presente y futuro de los nueve mundos, entrelazando los hilos de las vidas de dioses, hombres y monstruos. Ocultas bajo las raíces de Yggdrasill, las tres hilanderas empiezan a hilvanar un hilo de oro: el hilo de un héroe, Harek Haraldsson, jarl de un clan de vikingos que se prepara para el ataque de otro fiordo con el que mantiene una deuda de sangre. Mientras se debate entre la responsabilidad de proteger a su gente y la tentación de sucumbir a la sed de venganza, Harek ignora que su hilo está entretejido con los hilos de los dioses. De sus decisiones dependerá el destino de los æsir y su victoria o derrota en el Ragnarök, que llegará, como los enemigos de su clan, después del hielo.

Una novela que se desarrolla entre las ramas de Yggdrasill, en los mundos poblados por los dioses, monstruos y seres sobrenaturales de la mitología escandinava. Los Nueve Mundos se convierten en el tablero de un juego fascinante en el que las Nornas manejan el destino de los hombres y los dioses, insensibles al sufrimiento de sus dos peones: Harek, el hombre con el rostro del dios del trueno, y Loki, el dios timador. En esta ocasión son los dioses quienes tienen que enfrentarse a un poder superior que los conduce irremisiblemente a la destrucción: el poder del destino.
Una aventura con olor a bosque y a hielo, que deja un retrogusto a magia, a historia, a leyendas susurradas y a sangre derramada.

Impresión personal:

Esta es una historia que mezcla la vida de los dioses vikingos (aes, jotmun, etc.) con la de los hombres. Encontramos dos historias paralelas que confluirán en el final. Por un lado tenemos a los dioses preocupados por una profecía de una de las nornas, Skuld, que les anticipa la llegada del fin del mundo, el Raganarok vikingo. Skuld (que tiene muy mala baba) les cuenta paso por paso lo que va ocurrir, quién será el responsable del Ragnarok y por qué (aquellos que conozcáis la mitología ya sabréis anticipadamente lo que ocurre). Y por otro lado tenemos la historia de Hareld Haraldsson, jarl de su pueblo, que tiene un extraordinario parecido físico con Thor. Hareld tiene que “sobrellevar” la carga de ser el responsable de su pueblo (algo que no le hace mucha gracia) y cómo la llegada de una volva, o sacerdotisa vikinga, va a revolucionar su mundo. Además veremos que Odín tiene un interés especial en Harek.

La novela en sí posee todos los requisitos para ser una novela interesante, y en el fondo así lo ha sido. Pero a mí me ha costado un poco. No sé si será por el momento en que la leí (estaba de vacaciones y ya sabéis que nos relajamos más, dedicamos menos tiempo a la lectura, etc.), o si es por la esencia de la novela. La primera parte, casi la mitad de la novela, me pareció un poco lenta y cansina. Quizá sea porque dedica mucho tiempo a la presentación de los personajes, por otro lado algo de agradecer para la gente que no conocemos a fondo la mitología escandinava, o porque no suceden demasiadas cosas. Luego llega un momento en que empiezan a confluir las dos historias y ahí comienza ya a agilizarse el ritmo.

La narración es desarrollada por un narrador omnisciente, pero se hace en dos tiempos. Hay capítulos dedicados a la trama en Midggar (dónde viven los humanos, Hareld, por ejemplo) y otros  que se desarrollan en Asgard, el hogar de los dioses. Como decía, al principio son historias separadas y parecen desconectadas la una de la otra, aunque todos sepamos que acabarán confluyendo. Pero en un principio la sensación es de descoordinación. Una vez la novela entra en “materia” la tensión fluye y se hace más interesante.

En cuanto a los personajes tenemos de todo, como en botica. Algunos son superficiales como Thor, y otros son complejos y complicados como Loki. En ese aspecto se puede decir que el desarrollo de los personajes está bien trazado.

La ambientación de la novela es magnífica, y aquí se observa perfectamente el gran conocimiento que tiene la autora sobre la mitología escandinava. Una vez terminada la novela he ido a “San Google” y he comprobado que, en lo que respecta a la historia de los dioses, ha sido reflejada fielmente. Y en las pocas ocasiones, poquísimas, que no es así ha sido por una buena razón. No solo su conocimiento es vastísimo sino que ha sabido combinarlo con la historia “mundana” de una forma ágil y aparentemente sencilla.

A lo largo de toda la novela se observa esa “inevitabilidad” del destino que pende sobre las cabezas de los predestinados, y la imposibilidad de incumplirlo por más que se empeñen en ello. Irónicamente cuanto más se empeña uno en evitarlo más se encamina hacia ese destino. Algo que también ocurre en la mitología griega. Es como ver que se encaminan hacia ello y tú, como observador imparcial, te sientes impotente por no poder decirle que deje de intentarlo que es peor.

La novela tiene un final inevitable, ya sabido para aquellos que conozcan la historia, y predecible para aquellos que no la conocen, pero no por el mal hacer de la autora, sino porque es un reflejo fiel de lo que ocurre en la mitología de estos dioses.


En definitiva, una novela muy interesante a la que le cuesta un poco arrancar, pero que una vez conseguida tu atención te atrapará hasta el final.

6 comentarios:

  1. Parece entretenido, aunque no se si es del todo de mi gusto, pero no lo descarto...
    Una buena reseña guapetona!!

    Un beso
    Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si superas la primera parte, un poco más lenta, está bastante bien. Además te aporta conocimientos sobre la mitología escandinava de la que yo sabía más bien poco.

      Eliminar
  2. Me gusta la mitología así que me había llamado, pero viendo tus impresiones en conjunto dudo. Voy a buscar alguna opinión más :-)
    Gracias por la reseña ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te desanimes por el hecho de haber sido un poco tibia en el comentario. Ya comenté que no sabía si me había costado un poco ponerme con él, por el hecho de estar de vacaciones, que tienes más cosas que hacer y te relajas más incluso en la lectura, o si es realmente porque es un poco arduo. Pero si te interesa la mitología escandinaba, yo creo que es un buen incio.
      Besos

      Eliminar
  3. Hola! He vuelto para avisarte de que te he nominado a un reto pequeñito, por si te apetece hacerlo, te dejo el enlace http://unlibrojuntoalfuego.blogspot.com.es/2016/10/libros-encadenados.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo me paso a verlo. Muchas gracias. Un besote

      Eliminar