martes, 14 de junio de 2016

Madrid: la novela de Antonio Gómez Rufo

Madrid : la novela / Antonio Gómez Rufo. — Barcelona : Ediciones B, 2016. — 960 p.

Emulando a Edward Rutherford en sus novelas London o Sarum, Antonio Gómez Rufo escribe una novela dedicada a Madrid. Gracias a ella conoceremos muchas de las anécdotas que rodean esta gran ciudad.

Sinopsis oficial:

Esta es la gran novela de Madrid. Su historia, su épica, su vida cotidiana. Siendo de todos, Madrid nunca fue de nadie. De ahí su grandeza y su sencillez, su orgullo y su humildad, su carácter revolucionario y su dignidad.

A través de tres apasionantes sagas familiares, Antonio Gómez Rufo traza el emocionante relato literario de Madrid, desde una mañana de 1565 en que los jóvenes Juan Posada, Alonso Vázquez y Guzmán de Tarazona atraviesan por primera vez la antigua Puerta del Sol dispuestos a probar suerte en la Villa y Corte, hasta los atentados del Once de Marzo de 2004, cuando la tragedia golpea una vez más el corazón de una de las ciudades más hermosas del mundo.

Las personas pasan, los relatos acaban y los ríos se despeñan y apaciguan antes de ahogarse en el mar; pero las ciudades permanecen y su historia no se detiene en su lento viaje hacia la eternidad.

Impresión personal:

Palacio Real
A través de la historia de tres familias que llegan a Madrid para asentarse en ella en el siglo XVI, momento en que Madrid es nombrada capital de España en época de Felipe II, conoceremos la historia de esta magnífica ciudad. Curiosidades como que el insulto gilipollas tiene su origen en esta ciudad, el origen medieval del término “gato” que designa a los nacidos en Madrid, la distintas revueltas iniciadas en esta ciudad que cambiaron el curso de la historia como la de Esquilache o la de O´Donnell, el levantamiento del Dos de Mayo… todo ello se verá reflejado en esta ingente obra.

Ese podría ser el resumen de esta obra pero no es solo eso, es mucho más, es un homenaje, magnífico homenaje, del autor hacia la ciudad de Madrid. Una ciudad hospitalaria que recibe a todo el mundo con los brazos abiertos, que no juzga a nadie y, en cambio, sí que es juzgada por muchos. Una ciudad que calla mucho hasta que no aguanta más y entonces se levanta… y cuando se levanta…

Palacio Real
La historia de las tres familias es en realidad una excusa para ornamentar más la historia de la verdadera protagonista de la obra que es Madrid. Por ello los personajes son superficiales, están levemente desdibujados, que no significa que no tengan sus propias características. De hecho cada uno de los representantes de cada familia tiene una peculiaridad que les hace especiales y que es continuada por sus descendientes a lo largo de los siglos…

Pero quien espere encontrar aquí una historia de sagas familiares no lo va a hallar. En cambio encontrará una historia novelada de una ciudad muchas veces denostada por muchos que en el fondo solo quiere vivir a su modo.

Antonio Gómez Rufo hace una ingente labor de documentación que se refleja fielmente en la novela. También tiene que hacer un ejercicio de contención, de sinopsis, para poder escribir esta novela sin perderse. En cada capítulo vemos un poco la trayectoria de las tres familias, pero sobre todo irá narrando las vicisitudes por las que pasa la ciudad. Y con un estilo sencillo y claro nos pone al corriente de muchas verdades.
Puerta de Alcalá

Una de las cosas que me ha gustado de esta novela es que cuando empieza a tratar un tema, sea por ejemplo, la aparición de los primeros periódicos o la creación de los diferentes clubes de fútbol, los orígenes de la zarzuela…, Gómez Rufo lo comentan en el capítulo correspondiente pero te cuenta la historia hasta el final. Es decir, si en un capítulo comienza a contar la historia del Teatro Español, por así decir, y la cuenta dentro del capítulo correspondiente a su creación, no se queda ahí, continúa la historia para que sepamos qué avatares ha tenido. Y eso lo hace con casi todo: los equipos de fútbol, los teatros, los movimientos culturales, etc. para así tener esa continuidad cercana y conocer su "futuro" sin tener que esperar más adelante. Es decir, hace un ejercicio de contención y de claridad excelente, en vez de ir soltando los datos históricos en cada capítulo, lo que realmente sería una mezcolanza de datos que nos aturullarían la cabeza. Si comienza a contar los orígenes de algo lo continúa hasta el final y luego retoma lo que estaba contando en ese capítulo.

Gómez Rufo es un gran enamorado de Madrid y se nota, me ha encantado encontrar reflejado el pensamiento de muchos de los madrileños en una de las cosas que comenta el autor. Rufo se queja de que se hable del “gobierno de Madrid”, algo que se inició hace muchos siglos y que muchos partidos políticos actuales siguen haciendo, cuando en realidad se debería decir el “gobierno EN Madrid”. Es decir, la primera expresión hace pensar a la gente que es Madrid la que gobierna España, cuando en realidad es el gobierno de turno, sea del corte político que sea, que, inevitablemente, está en Madrid. Pero podría estar en Valencia, Barcelona o Cádiz… Con esa expresión muchos partidos políticos consiguen engañar a mucha gente y hacen que miren con rencor a Madrid cuando en realidad nada tenemos que ver con las decisiones políticas que tomen. Espero que la lectura de esta novela abra los ojos de mucha gente…

Lago del El Retiro
Me ha resultado curioso, según leía la novela, ver lo poco que conozco de la ciudad en la que he nacido y en la que vivo, las calles, los edificios, etc. Me ha abierto los ojos para ver la ciudad de una forma nueva, como si acabara de aterrizar en ella y estuviera viéndola por primera vez.

La parte dedicada a la guerra civil es magnífica, a pesar de que es una época de la que no he leído mucho sí que sabía que Madrid había resistido al levantamiento durante tres años, pero no conocía realmente su valentía. Mientras otras ciudades se entregan sin resistencia Madrid resistía a pesar de todo. A pesar, incluso, de sus dirigentes, pasando hambre y penurias. Una de las anécdotas curiosas que me ha encantado y que refleja el carácter de los madrileños, es aquella en que cuenta que en esta época de gran hambruna alguien colgó un cartel en la fuente de Neptuno en que decía: “Dadme de comer o quitadme el tenedor”

Fuente de la Cibeles
Se puede aprender muchísimo esta novela, todos los capítulos tienen algo que te llaman la atención, pero serán especialmente los últimos los que te llegan al corazón. Será porque son los que tengo más cercanos, los que he conocido y vivido; no llegué a vivir totalmente la “movida” madrileña, pero sí sus últimos coletazos. El capítulo, epílogo realmente, del Once de Marzo es especialmente emotivo porque este sí lo viví realmente. Recuerdo que estaba en la universidad Carlos III en Getafe haciendo un curso cuando al ver que no llegaban los profesores empezó a correr el rumor de los atentados. Cogí el coche y volví a casa, al encender el televisor fue un no para de lágrimas al ver lo que estaba ocurriendo. He leído este último capítulo en el tren y me ha costado muy mucho aguantar las lágrimas de nuevo.


En definitiva, esta novela es una obra que llegará al corazón de los madrileños, pero que creo que también llegará al corazón de los demás españoles, de la gente interesada por la historia, por la anécdotas y las curiosidades de los ciudadanos de a pie, y de los urbanitas en general. Un olé enorme al autor.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Get daily ideas and methods for generating THOUSANDS OF DOLLARS per day FROM HOME for FREE.
    SUBSCRIBE NOW

    ResponderEliminar