lunes, 7 de noviembre de 2016

El sueño de la reina de Egipto de Javier Cosnava

El sueño de la reina de Egipto / Javier Cosnava. — Versión Kindle. — (Un detective ciego en el antiguo Egipto; 3)

Ya me había leído las dos novelas anteriores del detective ciego Ire-ti y me gustaron muchísimo. Esta, en vez de ser la tercera, en realidad es una especie de precuela en la que te pone en antecedentes de la historia de Ire-ti. No quiero adelantos acontecimientos así que si queréis saber si me ha gustado seguid leyendo.

Sinopsis oficial:

Los hombres llevan desde el principio de los tiempos conduciendo a la tierra de Egipto a una guerra tras otra, provocando la ruina y la devastación. Pero las mujeres del palacio están hartas.

¿Acaso no sería mejor que ellas, más sabias y razonables, gobernaran el país?

Ésta es la historia de una lucha de género por el poder que durará varias generaciones, y de una familia de jardineros que trabaja en palacio. Las intrigas, amores, asesinatos... de los poderosos, acabarán por salpicarlos. Y, de entre ellos, el último de la estirpe de jardineros, surgirá Ire-ti, protagonista de las novelas de la saga del detective ciego en el Antiguo Egipto.

Basada en hechos reales.

La precuela a la saga de Ire-ti, el detective ciego en el Antiguo Egipto. Esta novela acaba justo donde comienza la saga, antes del primer caso de Ire-ti..

Impresión personal:

A través de la historia de varias generaciones de reinas de Egipto, desde la madre de Amenofis y Kamosis (los faraones que expulsaron a los hicsos del país del Nilo) hasta llegar a la reina-faraón Hatsepsut, veremos el transcurrir de estas mujeres y las intenciones que tenían en fomentar una dinastía de reyes-mujeres en el país del Nilo.

La historia empieza, como os decía con la de Iahotep, la mujer del faraón Sequenenre Tao (llamado únicamente Tao en el libro), que tiene el sueño de convertir a las mujeres de su dinastía en las verdaderas reinas de ese país. Su sueño se ve interrumpido por la astucia del mago Siptah. Pero a partir de aquí veremos cómo su nieta Ahmes-Nefertari (llamada únicamente Nefertari en el libro —además no debéis confundirla con la esposa de Ramses II—) será la que realice todo lo necesario para que su bisnieta Hatsepsut consiga instaurar una dinastía de mujeres. Para ello se servirá de cualquier argucia, entre ellas por supuesto, llegar al asesinato si es necesario.

La verdad es que esta novela ha supuesto una gran decepción para mí. Sus dos anteriores novelas me gustaron bastante, no solo por lo bien documentadas que estaban, sino también por la trama detectivesca que estaba muy bien llevada. Cuando me enfrenté con esta novela esperaba encontrarme, sobre todo, otra novela de misterio y detectives, en la que veríamos cuáles eran los orígenes de Ire-ti. Nada más lejos de la realidad. Es una novela “histórica”, y lo pongo entre comillas porque todos los personajes son reales y los acontecimientos de sus vidas también, pero la interpretación que hace el autor de ello es totalmente subjetiva. Cosa que por otro lado es lo que se puede esperar de cualquier escritor, porque si no estaríamos ante un historiador. Lo malo es que no me ha gustado nada su interpretación de la Historia. Y la verdad es que ha dado con un hueso duro de roer, porque no solo soy una gran apasionada del Antiguo Egipto sino que soy una devota de Hatshepsut. Me parece increíble que una mujer pudiera llegar a ser faraón en esa época, y no fue la primera, porque en la dinastía VI existió otra mujer, Nitocris… sí, sí de ahí viene mi Nick, jeje, que sí fue la primera en convertirse en faraón. Hatsepsut es más conocida porque su reinado fue mucho más largo que el de Nitocris. Ya paro, que cuando me tocan este tema me enrollo demasiado, qué se le va a hacer.

Bueno pues como decía, no solo no me gusta la interpretación que hace de la Historia, con mayúsculas, sino que además no conseguía comprender la historia de la novela. No sabía a dónde nos quería llevar. Y además en muchos pasajes no veía claras las motivaciones de los personajes, ni sus actuaciones. Creo que ha sido demasiado sutil en ocasiones.

Por lo demás, los personajes están muy bien definidos y retratados. Los nombres de los faraones no son los conocidos por todos, aunque esto es una licencia del autor, porque claro no iba a ponerse a escribir: “y llegó Tutmosis I y le dijo a su hijo Tutmosis II”… Primero porque sería muy reiterativo y segundo irreal, porque Tutmosis no se convirtió en Tutmosis II hasta la muerte del primero. Y probablemente hasta que se creó la famosa lista de Maneton. Pero tecnicismos aparte, como decía, los personajes están bien definidos y tienen sus propios caracteres. La ambientación espacio-temporal es perfecta, (conoceremos muy bien a los jardineros de palacio, que será los antepasados de Ire-ti) ya que el autor tiene un buen conocimiento de la época. En ese sentido nada hay que reprocharle.

Pero como os decía al principio, ha supuesto una pequeña decepción para mí, por esos dos temas, el no encontrarme con una novela de misterio (sí, aparece Ire-ti, casi al final de la novela, pero no realiza ninguna investigación) y por el tratamiento que hace a la Historia y a Hatshepsut y los personajes que la rodean. Pero esto es algo muy, muy personal que tengo yo con ella. Por tanto, si os gusta el Antiguo Egipto y no os importa encontraros con otra “realidad” (muchísima corrupción, muchísimos intereses encontrados) este libro os gustará mucho más que a mí desde luego.




2 comentarios:

  1. Hola guapísima!! Este lo anoto para mi compañero, le va más este género, pero no lo descarto para mi.

    Buena reseña xiqueta!!
    Besos
    Yolanda

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias guapa, espero que a tu compañero le guste más que a mí, jeje.
    Un besazo

    ResponderEliminar