martes, 5 de septiembre de 2017

El noviembre de Kate de Mónica Gutiérrez

El noviembre de Kate / Mónica Gutiérrez. — [Barcelona] : Roca, 2016. 312 p.

Todos conocemos a nuestra querida compañera Mónica del blog Serendipia. El noviembre de Kate es su tercera novela, la primera publicada por una editorial. La primera que  me leí de Mónica fue Un hotel en ninguna parte, y me gustó muchísimo. Me encantó su lenguaje metafórico, tan bonito, y evocador; su ambiente feelgood, como dice ella, esa magia que nos hace ver lo bueno en las cosas pequeñas, y me gustó muchísimo la originalidad de la estructura. Escrito a través de los emails de dos de sus protagonistas… a veces se ve alguno contestación por parte de los remitentes, me pareció muy original y muy difícil de conseguir. Me gustó tanto que me compré su primera novela Cuéntame una noctalia. Esta también me gustó mucho. ¿Qué pensáis que ha pasado con esta?

Sinopsis oficial:

En vísperas de una tormenta de nieve, un viernes tras la barra de galeón pirata de un bar escondido, un barman recién llegado del Loira espera la llegada de Kate, la chica del extraordinario cabello flotante y las larguísimas bufandas.
Kate vive en un edificio antiguo como su propia tristeza y hace tanto tiempo que se ha dejado llevar por la rutina que ya no recuerda el sentido de los pequeños detalles, la aventura escondida en las sorprendentes pistas cotidianas. Un extraño jardín y una emisora de radio colgada del cielo en una buhardilla de madera constituyen su refugio para ese otoño. Y, sin embargo, aunque en la pequeña ciudad de Coleridge todos ignoren las advertencias de un excéntrico meteorólogo, el tiempo está a punto de cambiar el noviembre de Kate de la mano de un hombre bueno con planes de venganza, un sábado de tortitas y la risa de los argonautas

Impresión personal:

Kate es una joven desencantada de la vida. Tiene un trabajo gris, que no le gusta ni le aporta nada, sus padres se han ido a vivir al norte de España y solo se comunican con ella a través de Skype los sábados, y a pesar de ello no la hacen mucho caso, y su novio la dejó para irse a trabajar en medio del océano… Así que cuando la proponen participar en una tertulia radiofónica la noche de los viernes acepta, a pesar de sus reticencias habituales. Allí conocerá a un meteorólogo que predice la llegada de una Gran Tormenta de nieve que les hará permanecer aislados en su pequeña localidad de Coleridge. La noticia es tan extravagante que nadie le cree. Pero será esta tormenta la que hará que la vida de Kate dé un vuelco, y entre en ella algo de luz.

 Esta es una novela de las que acaban bien, de las que te dejan buen sabor de boca una vez leídas. Y todo se consigue a base de buenos personajes, buena historia, con un poquito de intriga, y mucho amor por parte de la autora.

Pero antes de empezar con sus bondades quiero dejar reflejadas las pocas cosas que no me han llegado a convencer. La primera de ellas es que Kate tiene un amigo gay. Y aunque es verdad que todo está escrito, me parece un tanto estereotipado. (Ay, Mónica, no te enfades conmigo…) Por otro lado es un poco más lenta que las anteriores, o por lo menos, la “magia” de la novela tarda más en llegar. Eso sí, una vez que aparece te engancha y te deja muy buen sabor de boca durante toda la lectura.

Ahora vamos a lo bueno. Los personajes están bien perfilados, tienen su personalidad definida y observamos cierta evolución en ellos. Me gusta muchísimo el personaje de Norm, evidentemente, y me da cierto repelús la madre de Kate. No puedo entender la relación con su hija. Pero el hecho de que tenga cierta “aversión” hacia ella refleja lo bien que retrata los personajes Mónica.

Encontramos una pequeña trama relacionada con ciertos planes de venganza por parte de uno de los protagonistas, Don, que le dará ese toque de intriga necesario para picarte un poquito más.

Mónica sabe reflejar muy bien los ambientes. Recrea a la perfección la cocina de Norm, su calidez, el ambiente tan agradable y hogareño, la sensación de bienestar… que dan ganas de apuntarse a uno de esos desayunos con tortitas. La angustia ante la terrible tormenta hace que la casa de Norman aparezca como un faro en medio de la oscuridad. Un lugar donde el tiempo se detiene y puedes relajarte sabiendo que, aunque no es tu casa, te sientes en tu hogar… todo eso lo consigue Mónica con su buen estilo y su saber hacer.

La historia tiene un final feliz, por eso es feelgood, jeje, pero aunque te lo esperes es algo que estás deseando leer y ver cómo consigue llevar a sus personajes a ese buen final.

En definitiva, si no os habéis acercado a las obras de Mónica, no sé a qué estáis esperando. Son de esas sencillas historias que te apetece leer al calor de un buen fuego junto a tu taza de té, aunque en este caso yo lo haya leído con cuarenta grados… 




12 comentarios:

  1. ¡Hola! Aunque a la autora sí la conozco, no había oído hablar de este libro. Me ha gustado tu análisis y creo que lo que más me ha gustado ha sido la descripción de los personajes y el espacio, pero no sé si ese tipo de finales van conmigo (?).
    Muchas gracias por tu reseña, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te hayas pasado para dejar un comentario... Es una novela de esas que vienen bien entre lecturas más pesadas. Por si te animas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. La tengo en mi punto de mira desde hace tiempo, si cae en mis manos la leeré. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela gratificante. Espero que te guste.
      Un besazo

      Eliminar
  4. Muchas gracias por volverme a leer :-))) Cuando estabas comentando lo mucho que te gustaron mis novelas anteriores he pensado "ayayayayayay" porque "El noviembre de Kate" es algo distinta, no tiene ese estilo tan personal de mis novelas anteriores, es... distinta. Seguramente porque la editorial tiene en cuenta otros puntos, como reforzar la trama (eso se me da muy mal a mí, necesito ayuda), que en las novelas anteriores queda más difuminada en favor de mis "manías" literarias. En fin, no me enrollo, que entiendo bien lo que comentas y que me alegra un montón que percibas tan bien los cambios ¡eso es sensibilidad lectora!. Y que ojalá la próxima te guste muchísimo. Un besazo y mil gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,la verdad es que se nota diferencia. Yo creo que se nota que las anteriores son más personales, más mágicas, utilizas un lenguaje más metafórico que me cautivó. Esta se nota más comercial, pero por lo menos has intentado mantener tu espíritu...
      Me ha encantado lo que me has dicho de la "sensibilidad lectora", muchas gracias.
      Por supuesto estaré pendiente de tu siguiente novela.
      Un besazo

      Eliminar
  5. Tengo su primera novela en casa sin leer!! Creí que ya me había puesto al día y sigo teniendo pendientes ¡mátame camión!🙀
    Me pondré al día con Mónica y me haré con esta novela, creo que me gustará sin duda.

    Un besito carinyet! 💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gustará... no me puedo creer que todavía no hayas leído las anteriores, jeje... (que mala soy)...
      Un besazo

      Eliminar
  6. Yo he leído todos los libros de Mónica en orden, y aunque ella sabe que mi pedestal es precisamente para el primero, Cuéntame una noctalia, que me parece pura magia, sí que creo que con cada libro que escribe se nota cómo va creciendo como escritora, más allá de que sus manías lectoras (como ella las llama arriba) queden más o menos reflejadas dependiendo si es autopublicado o por editorial. Estoy deseando leer el siguiente y ver con qué nos sorprende :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leí primero Un hotel en ninguna parte, y es la que me cautivó... aunque es verdad que Cuétame una noctalia, también es mágica...
      Sí, a ver con qué nos sorprenden en la siguiente ocasión.
      un besazo

      Eliminar
  7. Buenas.
    No conocía el libro pero este tipo de historias me echan para atrás así que no creo que me anime a leerlo. De todos modos, gracias por la reseñas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela dulce, buena para interludios intensos... jeje...
      Un besazo

      Eliminar