viernes, 24 de junio de 2022

El mecanismo de los secretos de José Gil Romero y Goretti Irisarri (Todos los muertos, 2)

 

El mecanismo de los secretos / José Gil Romero , Goretti Irisarri.— (Todos los muertos, 2). — Formato digital

Hace tiempo os traje la primera parte de esta trilogía, Caen estrellas fugaces. En esta ocasión seguiremos con las andanzas de Luzón y Elisa.

Sinopsis oficial:

Septiembre de 1859. Tras la extraña tormenta solar, la ciudad aguarda en una calma tensa: está a punto de cumplirse una amenaza escrita hace siglos.En el silencio resuenan los bastones de un hombre huraño y metomentodo. A su lado camina una joven ciega que puede ver lo que nadie ve. Juntos forman una singular pareja de investigadores: razón frente a intuición, ciencia contra creencia. Una nueva pista les va a conducir hasta un apartado manicomio, y este será solo el principio.Un inquietante mecanismo que resulta ser un mapa; mensajes encriptados, fragmentos de papel escritos con sangre y cenizas; imágenes que surgen grabadas a fuego sobre paredes de piedra y que cambian en el transcurso de los días…. La implacable Sociedad Hermética avanza su Plan en la sombra.

Impresión personal:

Leónidas Luzón y Elisa Polifeme están decididos a averiguar qué es lo que ocurre con la Sociedad Hermética. Elisa ha recibido una caja de música que contiene algo muy peculiar, la Carta Inferni. Ellos todavía no saben qué es ni para qué se utiliza (nosotros tampoco, estamos al mismo nivel que nuestros protagonistas). Pero va a ir tirando de los hilos que puedan para saber quién es la Sociedad y lo que traman.

Seguiremos las andanzas de estos dos peculiares investigadores: Luzón, antiguo investigador de “milagros” de la Iglesia (los llamados “abogados del diablo”) y Elisa, invidente y con capacidades psíquicas. A ellos se unirán el padre jesuita, Gabino Icharri; el inspector Granada (al que le han prohibido seguir investigando) y André Levalier, el detective de la agencia Vidoq, que es más de lo que dice.

Los autores nos vuelven a enganchar en una aventura trepidante en la que seguiremos recorriendo las calles de Madrid, con esa ambientación tan bien conseguida. Seguiremos con personajes conocidos y ampliaremos el mundo con personajes que salían un poco de pasada en la anterior novela y aquí tendrán una aportación más grande.

Me encanta ver que los personajes, todos, tienen vida propia y personalidades muy acusadas. No están ahí para adornar la trama sino que son personajes muy bien perfilados.

Las aventuras no van a dar tregua y los pobres Luzón y Elisa se van a encontrar con multitud de escollos y en peligro en muchas ocasiones.

También Granada tendrá que ver en la investigación persiguiendo al Sapo Alvarado, con el que ya tuvo un encontronazo en la novela anterior.

Locura, mapas, engranajes, un relojero exiliado, torturas, muerte, todo ello aderezado con un lenguaje ágil y dinámico que envolverá la historia para no soltarte.

El final, como en la primera novela, va a ser apoteósico y de infarto. Nos van a ir relatando las diferentes peripecias de los personajes de “a poquito” simultaneándolas para hacernos comprender, por un lado, que ocurren en el mismo momento y por otro, para mantener la tensión al máximo.

Una novela de infarto que te va a dejar con las ganas de terminar la historia y ver dónde nos lleva

 


martes, 21 de junio de 2022

Piromides de Terry Pratchett (Mundodisco, 7)

 

Piromides / Terry Pratchett. — Formato digital.

Nuevamente me acerco al fascinante Mundodisco de la mano de Terry Pratchett. En esta ocasión con uno de esos libros que no está incluido en ninguna de las sagas conocidas…

Sinopsis oficial:

Un nuevo miembro de la hermandad de asesinos hereda el reino de Djelibeybi, conocido por sus monumentales pirámides y el glorioso hecho de que dentro de sus fronteras nada ha cambiado en 1.500 años. Sin embargo, el nuevo monarca no está dispuesto a que las cosas sigan igual...

Impresión personal:

Teppic es aprendiz de asesino y está a punto de realizar su examen para adquirir dicha condición (me ha gustado conocer esta faceta del gremio de los asesinos). Una vez aprobado se va con un par de amigos a celebrarlo cuando tienen un encuentro con unos matones. Pero en ese momento Teppic parece como desconectado del mundo, o super conectado a él, porque está sumido en una extraña ensoñación en la que se le ha revelado el conocimiento de todo y todas las cosas. Y es que su padre, un gran rey de un país lejano ubicado en el desierto y caracterizado por la creación de pirámides como tumba para sus monarcas (¿os suena de algo?), acaba de morir y Teppic se ha convertido así en un dios viviente.

Teppic, por tanto, deja Ankh-Morpok para viajar a su tierra natal y reclamar su trono. Una vez allí comprobará que las cosas no son tan fáciles como parecen. Dios, el sumo sacerdote, es un manipulador que no le deja hacer lo que él realmente quiere sino que le obliga a seguir con las tradiciones ancestrales.

Por tanto, Teppic encarga al arquitecto que construya la pirámide más grande posible como lugar de enterramiento de su padre Teppicamon XXVII, a pesar de que él quiere ser incinerado. Pero las pirámides, y sobre todo esta, son lugares que van acumulando más y más energía y si no se le pone el remate final va a ocurrir algo desastroso…

Como veis en esta novela Pratchett se va a dedicar a “diseccionar” a su peculiar manera, la historia del Mundo Antiguo. Veremos, por tanto, el país de los faraones, con su religión, su peculiar modo de vida y su indiosincrasia. También veremos, un tanto de pasada, un reflejo del mundo griego en dos civilizaciones que son frontera con Djelibeibi (el país de Teppic), que son …

Como siempre ocurre en las novelas de Pratchett nos encontraremos con la ironía y el sarcasmo del autor. No dejará títere con cabeza.

En esta ocasión el personaje que más me gusta y que es recurrente en todas las novelas del autor La Muerte tendrá una breve aparición. Pero, qué se le va a hacer, no siempre va a tener un papel estelar.

Es cierto que esta es una de las novelas más flojillas de Pratchett, pero yo que me licencié en Historia Antigua y adoro el antiguo Egipto, he disfrutado esta novela muchísimo, a pesar de no ser de las mejores.

Asesinos de Ankh- Morpok, pirámides, embalsamadores, momias que viven o ¿han muerto?, dioses vivientes, y sacerdotes que son como dioses, hasta un camello matemático, ¿no os entra curiosidad por conocer qué ha recreado Pratchett en Piromides?

 




viernes, 17 de junio de 2022

Muerte en las nubes de Agatha Christie

Muerte en las nubes / Agatha Christie ; traducción, A. Nadal. — Barcelona : editorial Molino, D. L. 1981. — 253 p. ; 18 cm.

Hacía tiempo que no os traía al blog una de mis reseñas de mi reto personal de leer a Agatha en orden cronológico. Hoy le toca a una novela escrita en 1935.

Sinopsis oficial:

Poirot es un pasajero que vuela en el 'Prometheus' desde París hasta Croydon. Un rato antes de aterrizar, uno de los pasajeros, Madame Giselle - una prestamista - aparece muerta. En un principio se cree que la causa de su muerte es la picadura de una abeja, pero Poirot descubre la causa real: un pequeño dardo envenenado, aparentemente disparado desde una  cerbatana. Giselle ha sido asesinada.

Impresión personal:

En un avión que hace el vuelo de Paris a Croydon, donde viaja nuestro infatigable Hércules Poirot, se produce la muerte de una mujer francesa. Por supuesto nuestro protagonista no puede pasar este hecho por alto y se acerca junto con el doctor Bryant que viajaba a su lado para confirmar la muerte y si esta es accidental o no. El doctor lo adjudica a un infarto. Únicamente nuestro avezado detective percibe un pinchazo en el cuello de la muerta y a sus pies un dardo con los colores de una avispa. Bicho que, por cierto, también ha sido visto en el avión.

Con esta tesitura comienza la investigación. Os habréis fijado que la muerte se desarrolla en lo que se llama “habitación cerrada”, aunque en este caso sea un avión. Pero cumple todos los requisitos: un lugar del que nadie puede haber salido, o entrado, y en el que los presentes serán los únicos sospechosos….

Antes de hablaros de mi percepción de la novela dejadme contaros un par de datos curiosos que me han saltado a los ojos al ir leyéndola. Dos de los sospechosos son arqueólogos y en un momento dado, durante el interrogatorio inicial, les preguntan si se han dado cuenta de algo. Ellos contestan que no. Y aquí es donde nuestra querida Agatha da muestra de conocer el carácter de estos profesionales. Comenta en la novela que cuando unos arqueólogos se enfrascan en una conversación relacionada con su profesión se abstraen de todo y no se enteran de nada. Experiencia que, deduzco, le debió de pasar con Max en contadas ocasiones.

La otra curiosidad es que otro de los personajes sospechosos es un hombre que se dedica a escribir novelas de detectives. Y aquí también se permite Agatha el lujo de ilustrarnos sobre esta profesión que también conoce. 

Y una última, el jurado que debe realizar la encuesta inicial le da al juez una resolución a la que el juez se niega aceptar, ya que el jurado (compuesto de ingleses estirados) cree que el culpable es Poirot, ya que es extranjero y uno de los objetos es encontrado bajo su asiento. Creo que es la primera vez que Poirot se ve en esta tesitura.

Curiosidades aparte, la novela me ha gustado. Creo que son pocas las novelas de Agatha que no lo hayan hecho. Pero ¿es de las mejores? Pues no sabría decíroslo porque esta es una de las novelas que he releído tantas veces que recordaba el método empleado para cometer el asesinato. Al principio me equivoqué de asesino, pero mediada la novela recordé quién era.

Las pistas están muy bien engarzadas en la historia para que pasen casi desapercibidas. Es verdad que en esta ocasión, una de las pistas aparece muy cerca del final de la historia. Algunos podrían pensar que Agatha hace trampas, pero yo no lo veo así. Si nos pone todas las pistas al principio qué deja para el desarrollo de la narración.

En definitiva, una novela muy entretenida, con curiosidades cuasi personales del ámbito privado de la autora, que no nos dejará indiferentes. 



Año de publicación: 1935

Protagonista; Poirot

Narrador: Omnisciente

Víctima/s: Madame Morisot (Giselle) / Ana Morisot

Asesino: Norman Gale

Móvil: heredar el dinero a través de su mujer

Coartada: No se acercó al fondo del avión donde estaba la muerta






martes, 14 de junio de 2022

Un chelín para velas de Josephine Tey

 

Un chelín para velas / Josephine Tey ; traducción de Pablo González-Nuevo. — Xixón : Hoja de Lata, 2019. — 310 p. ; 22 cm. 

Nuevamente recurro a mi querida Josephinte Tey para completar otra de las premisas del Reto Todos los clásicos grandes y pequeños III, Clásico escrito bajo seudónimo. 

Sinopsis oficial:

En una playa aislada cerca del pequeño pueblo de Westover, el cuerpo sin vida de Christine Clay, famosa actriz británica, aparece en la orilla al amanecer. El encantador Inspector Alan Grant, de Scotland Yard, se pone a investigar de inmediato a los sospechosos: un experto en cotilleos de celebrities, un joven arruinado que pasaba unos días en la casa de campo de Christine, el marido aristócrata de la actriz o su hermano, un tunante que siempre ha vivido del cuento. Grant contará, en este caso, con la ayuda de la intrépida Erica Burgoyne, hija del comisario de policía local y exitosa detective amateur. Adaptada al cine por Alfred Hitchcock como Inocencia y juventud, Un chelín para velas es un brillante misterio salpicado de psicología, sutil humor y personajes estrafalariamente británicos.

Impresión personal:

Una conocidísima actriz ha sido hallada ahogada en una playa. Lo que en principio parece un accidente al final va a ser investigado por la policía de Scotland Yard que envía a su mejor inspector Alan Grant. 

A Grant ya lo conocí en La hija del tiempo, novela posterior a esta que os traigo hoy. En La hija del tiempo, Grant está convaleciente y es otro personaje el que tiene que hacer una labor de investigación, en este caso histórica, para que Grant pueda llegar a ciertas conclusiones. 

En este caso, la historia es totalmente policiaca, y aunque me ha gustado, creo que este es el que menos me gusta de la autora. Puede que al ser de los primeros todavía no hubiera encontrado su estilo. Y es que las demás novelas de Tey van a tener una trama de intriga pero lo va a hacer de manera muy original y única.

Grant va a seguir los pasos típicos en una escena del crimen, ir tirando de las pistas que van surgiendo. En un momento dado cree tener al criminal porque todo apunta hacia él y … ay que se me escapa. No puedo contaros más.

Conoceremos a Grant y, por supuesto, a Marta Hallard, su amiga, aunque en estos momentos están en los inicios de su amistad.

Tiene personajes muy interesantes (eso lo sabe hacer muy bien Tey), como Erica, la hija del comisario de Westoven. Una joven con un carácter muy peculiar y personal.

La resolución del asesinato no me ha dejado muy satisfecha, ya que se llega a ella de una forma muy casual. Como lector no creo que hubiéramos podido llegar a esa conclusión. Es más como si reflejara la vida real, en que los acontecimientos y los hechos son muchas veces imperfectos y debido a casualidad, que a la perfecta novela policiaca.

Con esto parece que os digo que no me gusta. Pero Tey me gusta siempre. Me gusta su forma de narrar, su estilo, sus personajes.

Creo que si hubiera leído esta novela antes que todas las demás le habría sacado más jugo. Desde luego mis preferidas seguirá siendo La hija del tiempo y Patrick ha vuelto.

En definitiva, una novela policiaca entretenida, amable, donde conoceremos al investigador icónico de Tey. Y si no habéis leído nada de ella os recomiendo empezar por esta para luego ir saboreando sus mejores obras de postre.




viernes, 10 de junio de 2022

Mujeres invisibles para la medicina de Carmen Valls Llobet

Mujeres invisibles para la medicina / Carmen Valls Llobet. — Formato digital

Nuevamente os traigo un libro leído gracias a la oferta de una plataforma conocidísima. Me llamó la atención el título y hoy os lo traigo.

Sinopsis oficial:

¿Por qué cuando un hombre acude con dolor torácico a urgencias se le somete inmediatamente a un electrocardiograma y cuando es una mujer quien presenta idénticos síntomas se le da un ansiolítico? ¿Por qué una mujer estresada es tachada de histérica y en cambio el hombre padece con toda probabilidad el peso de la responsabilidad? ¿Por qué a las mujeres se les exige una perfección física imposible de alcanzar y un hombre con canas y curva de la felicidad es, sencillamente, un madurito interesante? ¿Por qué las mujeres continúan siendo invisibles para la medicina?

El cáncer de mama, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades mentales sin tratamiento, englobadas aún bajo el triste calificativo freudiano de histeria, la osteoporosis y otras enfermedades asociadas a la menopausia no son más que algunos ejemplos que, junto a la anorexia o la bulimia, hijas del tiránico culto al cuerpo, claman por una medicina adaptada a la mujer. Mujeres invisibles para la medicina es un apasionante recorrido por los distintos recovecos de la salud de las mujeres, por cómo se ven a sí mismas y cómo permiten que las vean los demás. Un documento imprescindible para todas ellas, cualesquiera que sean su edad y sus necesidades, que reivindica el nacimiento de una medicina adaptada a las necesidades específicas de la mujer.

Impresión personal:

Esta es una obra de no ficción que nos va a hablar de la “invisibilidad” de las mujeres en la medicina. Y a ¿qué se refiere con este término? Pues bien, se refiere a que la medicina es una ciencia androcéntrica, que siempre se ha orientado a estudiar las diversas enfermedades, medicamentos y sus efectos secundarios solo en los hombres, extrapolando los resultados a la mujer cuando, en realidad, somos muy diferentes.

Al principio se pensaba que con los estudios científicos centrados en los hombres se podía extrapolar el resultado a las mujeres. Posteriormente observaron que al estar las mujeres regidas por el ciclo menstrual y las hormonas hacía que en los estudios se obtuvieran diferentes resultados dependiendo de la etapa hormonal en que estuvieran y por tanto era “más complicado” llegar a una conclusión y era más fácil relegar a la mujer de esos estudios.

El libro también comenta las dificultades que tienen que las mujeres a la hora de presentarse como objeto de estudios científicos como, por ejemplo, no poder dejar de lado el cuidado de niños o ancianos, más dificultades económicas (ya que las mujeres “pierden” tiempo, tanto en llegar a los laboratorios, como durante las pruebas, que le impedirán realizar otras tareas domésticas o de cuidados).

El libro se divide en varias partes: Las agresiones en la salud de las mujeres, la visión androcéntrica de la mujer, como objeto de deseo y poder; La invisible salud en la mujer, en el que nos informa sobre los disruptores endoncrinos, entre otras cosas, producidos por productos químicos o industriales (tanto en el ámbito de trabajo como en el de la salud y la belleza), la diferencia de síntomas en el infarto de miocardio, por decir un ejemplo,  entre hombres y mujeres (el de ellos es el típico dolor del brazo izquierdo, el de las mujeres es distinto y más silencioso), el trato diferenciador cuando una mujer va a una consulta cansada por tener doble trabajo (profesionalmente y como cuidadora de los demás); Salud para disfrutar sin dependencias, en el que nos da una visión más amable y de futuro para poder intentar cambiar las cosas.

Me ha llamado especialmente la atención la importancia que le ha dado al trato diferenciador de la mujer en la consultas médicas. Cuando llega a una consulta con unos síntomas concretos y en vez de preguntarle su modo de vida para ver si este tiene relación con el, por ejemplo, modo de vida (no tener un momento de descanso, dedicada a su labor profesional y de cuidados de los demás) y en cambio se le adjudica la etiqueta de “problema psicosomático” y se le atiborra de ansiolíticos o antidepresivos…

El poco estudio que se le ha dado a la menstruación de la mujer cuando es un factor clave en su salud y que va a estar presente casi la mitad de su vida.

Pone ejemplos curiosos, como cuando estudia la salud laboral de las mujeres y nos cuenta el caso del trabajo en una pastelería, donde los hombres llevan grandes sacos y se les trata por ello o se les llega a indemnizar. Pero cuando una mujer lleva bandejas de pasteles de medio kilo no se tiene en cuenta. Cuando en realidad al cabo del día de lleva múltiples bandejas de medio kilo han terminado cargado una tonelada diaria…

El cuerpo de la mujer es diferente al del hombre y esto también se refleja en las adicciones. Tabaco, alcohol y demás sustancias adictivas tienen más peso y más consecuencias en las mujeres debidos a su constitución. Tenemos, entre otras cosas, un quince por ciento más de grasa que ellos.

En definitiva, un libro muy interesante, en ocasiones puede ser dificultoso en su lectura ya que utiliza muchos términos técnicos, que nos muestra la diferencia de morbilidad entre hombres y mujeres y el poco caso que se le ha ido haciendo. Esperemos que este libro sirva para ir abriendo camino.



martes, 7 de junio de 2022

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez

Cien años de soledad / Gabriel García Márquez; ilustrado por Luisa Rivera. — 1ª ed. — Barcelona : Penguin Randon House, 2017. — 398 p. : il. ; 24 cm.  

Por fin puedo decir que he leído este clásico universal de la literatura. Una obra que yo creo no deja indiferente a nadie. Hoy os la traigo para la premisa, Clásico de un autor que viviese entre dos siglos, del Reto Todos los clásicos grande y pequeños III. Y es que, aunque a veces nos cueste recordar, a mí por lo menos, García Márquez nació en el siglo XX y murió en el XXI, como la mayoría de la gente que conozco, jeje…

Sinopsis oficial:

"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo".

Con estas palabras empieza una novela ya legendaria en los anales de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes del siglo xx. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas y el Premio Nobel de Literatura coronando una obra que se había abierto paso a "boca a boca" --como gusta decir el escritor-- son la más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía-Iguarán, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

Impresión personal:

Cien años de soledad nos va a contar la historia de la familia Buendía desde el momento en que Juan Arcadio Buendía y su mujer Úrsula Iguarán fundaron Macondo junto con un grupo de seguidores.

La historia de Macondo va a estar unida a la familia Buendía. Veremos los momentos de prosperidad y abundancia, que no felicidad, de la familia y la prosperidad y crecimiento de Macondo. En el momento en que aparece en la familia un elemento disruptor y se cierran las puertas de la casa de los Buendía y la hospitalidad se les niega a los que llegan comenzará, también el declive de Macondo.

Los Buendía parecen condenados a no ser felices y a sentir el peso de la soledad. Los hombres serán intensos e intempestivos o premonitorios y encerrados en sí mismos según el nombre que reciban. Y las mujeres serán desgraciadas e infelices, también muy intensas en sus sentimientos y pasiones, vivirán amores imposibles, desbordados y estarán condenadas a no tener descendencia hasta casi el final.

Es un libro en que el realismo mágico impregna sus páginas, veremos mariposas amarillas que acompañan siempre a un personaje, ascensos a los cielos, incestos, locuras y amores apasionados, desgarrados, egoístas… Personajes que llegará a centenarios, casi todos los Buendía serán muy longevos.

Úrsula será el motor que tirará de la familia durante muchísimos años y conocerá las desventuras de sus tataranietos, en ocasiones será el juguete de alguno de ellos. Ella será un pilar fundamental y cuando falte, incluso antes, cuando empieza su declive este irá unido al declive de Macondo.

Los Buendía serán unos personajes peculiares, su vida será circular y muchos de ellos cometerán los mismos errores de sus antepasados, como si el tiempo no fuera lineal.

Es una novela de pérdidas, pérdida de la familia, pérdida del amor, pérdida de la vida, muchas veces por empecinamiento arraigado. Pero también serán intensos y legendarios muchos de los personajes.

He oído comentar que a algunas personas esta novela se les ha hecho larga y que le "sobraban cincuenta años". Pero a mí no me parece que le sobre nada. Es verdad que se detiene mucho más en los primeros años de Macondo y en sus personajes y hacia el final parece que la vida "fluye" mucho más deprisa, pero yo lo interpreto como que Macondo al principio de su andadura está "fuera" del tiempo y el espacio, nadie se ha acercado a ella y está "virgen" de la contaminación del mundo exterior. Solo cuando empiezan a arraigar personas y novedades del mundo exterior el tiempo comienza a girar y fluir.

En definitiva, una novela que más que comprenderla la sientes en el corazón, el estilo lírico y evocador del realismo mágico penetra en tus células más que en la mente y la disfrutas de una forma pausada y tranquila. Creo que para su lectura hay que acercarse a ella sin expectativas de ningún tipo, y desde luego, si te gusta el realismo mágico esta novelas te encantará.

 


viernes, 27 de mayo de 2022

Los vecinos de Fredrika Bremer

Los vecinos / Fredrika Bremer. — Formato digital

Vi esta obra en una oferta Flash y siendo de Rara Avis y encima epistolar (que me venía genial para el reto) me hice con ella. He tenido sentimientos encontrados después de su lectura. Con ella comienzo el nivel 4 del Reto Todos los clásicos grandes y pequeños III, clásico epistolar.

Sinopsis oficial:

Ambientada en la región histórica de Smolandia, pinta el retrato de una comunidad con la voz de su heroína y narradora, una mujer de veintisiete años bajita y no muy agraciada, recientemente casada con un médico al que llama Oso. En las cartas que envía a una amiga, que son como un diario íntimo y a la vez un proyecto de novela, describe su vida conyugal y la de sus nuevos parientes y conocidos, entre quienes destaca su imponente suegra, la baronesa Mansfelt, que se expresa con dichos y refranes. La noticia de que un misterioso forastero ha alquilado una de las casas más nobles de la región desata un reguero de rumores: ¿será un espía, un italiano que ha matado a su mujer, un rico exiliado portugués? Al final el nuevo inquilino no será tan desconocido para sus vecinos, pero trastornará su paz: lleva a las espaldas la carga del «fuego de los abismos» y «la pasión de la destrucción». Fredrika Bremer fue una de las figuras literarias más importantes de la Suecia del siglo XIX, y en esta novela trata multitud de temas —desde el significado de la música al comercio de esclavos—, siempre con la vista puesta en el poder del amor y la re-conciliación, y en el equilibrio entre romanticismo y armonía.

Impresión personal:

Fransiska es una joven que acaba de casarse con un hombre que le dobla la edad al que ella llama Oso, por su corpulencia. Y a través de unas cartas que dirige a su amiga María nos va a ir contando su experiencia al llegar a su nuevo hogar y conocer a su suegra (en realidad es la madrasta de su marido) a la que todo el mundo llama ma chére mere y a los vecinos de la localidad. La tranquilidad de la vida rural se verá afectada por la llegada de un misterioso hombre a la vecindad.

Para mí este libro ha ido de más a menos. Tiene dos partes bien diferenciadas. En la primera, Fransiska nos contará su nueva vida, su felicidad conyugal y las relaciones que van surgiendo entre sus vecinos, familia incluida. Esta parte me ha gustado. En la segunda, se centrará más en lo que ocurre con el vecino, que trastocará la vida de todos.

La primera parte es entretenida, costumbrista, más o menos colorida. En la segunda nos encontramos con una obra con tintes del Romanticismo (no sé si esta autora puede estar dentro de este movimiento cultural). Nos encontramos con amores imposibles, exaltados, sacrificados, eternos; con personajes oscuros, traumatizados; maldiciones, sufrimiento, sacrificio. Pero encima es que no he llegado a conectar con todo ello, me ha parecido demasiado exagerado.

Hay un personaje que parece el culmen de la perfección. Es buena, sacrificada, nada egoísta, no guarda rencor, no sabe ver nada más que cosas buenas en los demás, sufre en silencio y casi ni se le nota. Y la verdad es que no cae mal, pero me ha parecido excesivo, nadie es tan perfecto. Me ha llegado a agotar.

Por otro lado, todo lo arreglan con la religión. La bondad de Dios y el sacrificio etcétera, etcétera, a mí me ralla un poco encontrarme todo el tiempo esto. Sobre todo porque parece que autora tenía tintes liberales y una mentalidad abierta. No sé, a mí me ha llegado a cansar…

Otra cosa que no me ha llegado a gustar es que, desde mi punto de vista y mi ignorancia sobre los tipos de narración, la autora hace trampas. Como la narradora principal, Fransiska, no puede estar en todas partes, a veces utiliza otros narradores. Hay un par de cartas de uno de los personajes, como es lógico, pero en otras ocasiones utiliza un recurso, para mí, tramposo: “carta al lector de una dama desconocida”. A ver esto es pura y claramente un narrador omnisciente. No sé porque no ha podido utilizar a cualquiera de los personajes de esas vivencias en concreto como narrador epistolar…

Y hablando de las cartas de Fransika, hay ocasiones en que más que cartas parece que está escribiendo un diario. Se nota en la forma de expresarse, es como si estuviera calmándose o tranquilizándose a sí misma, y eso no cuadra en una carta dirigida a otra persona. No entiendo por qué se ha querido ceñir, ser tan estricta, en el género epistolar cuando también podría haber incluido un diario de la narradora y no habría pasado nada.

En fin, una novela que me entretuvo en la primera parte y me gustó y que me empezó a fallar en la segunda. No es que esté mal del todo, pero la segunda parte comienza bien y acaba cayendo en picado. Las citas bíblicas inundan la narración, al final ya dejé de mirar las notas a pie de página.

Pero bueno, ya sabéis que sobre gustos hay colores.